¿Cambia la vida familiar de un enfermo crónico?

La respuesta es SI.

No importa a qué tipo de familia pertenezcas: da igual si vives solo, con hijos, con pareja, con familiares a tu cargo…, al principio todo se desmorona.
Familia y enfermedad

Tú no eres el mismo y aunque no quieras que sea tu enfermedad la que lleve las riendas, es imposible dejarla totalmente al margen y ese hecho afecta a todas las personas que te rodean.

Si vives solo, necesitaras ayuda para algunas de las ABVD (actividades básicas de la vida diaria), con un poco de suerte, porque puede que se vean afectadas todas.

Si eres el cabeza de familia (madre/padre), necesitarás ayuda y probablemente tendrás que cambiar el rol, aunque sólo sea temporalmente; y si hablamos de una familia monoparental esta situación será más complicada todavía.

Si tienes familiares a tu cargo (hijos, padres, abuelos, enfermos, discapacitados), ahora vas a pasar tu también a pertenecer a ese grupo, así que ¡a ver quién os cuida ahora a todos!

Pero con un poco de paciencia y pidiendo ayuda a quién nos la pueda dar, todo se irá solucionando y recolocando en su sitio, así que ánimo a todos los que estamos en esta situación ¡nosotros podemos!

Y aunque sea un tópico, aprovecho este post para desearos con todo mi corazón: ¡Felices Fiestas!

arbol 2

Anuncios

18 comentarios en “¿Cambia la vida familiar de un enfermo crónico?

  1. Gracias por este post. He tenido que cambiar toda mi vida. Y soy muy joven. Tengo 34 , y cuando empezó todo 28. Nadie lo entendió, nadie comprende tu dolor , la adaptación a tu nueva vida… Pero, he aprendido a ser feliz, y a elegir las batallas en las que debo luchar. Hay muchas personas que no saben ser felices, que están sanas y buscan estar enfermas para llamar la atención. Ojala pudiera mostrar les durante un tiempo la realidad. Ahora mismo la rabia ya no me consume. Es verdad esto del crecimiento personal y de que te vuelves mas feliz. Pq sabemos que no somos eternos. Ánimos a todos y aunque sea un post antiguo sirve. Gracias

    Me gusta

  2. Pingback: Cuando no tienes ayuda porque no la pides | Dra. Herraiz: Médico y paciente

  3. Pingback: Cuando la vida de repente te pone al otro lado | Dra. Herraiz: Médico y paciente

  4. Antes que nada felices fiestas y perdón por el retraso que llevo con tus entradas, pero estuve unos días de viaje.
    Respecto al comentario, que te puedo decir que tú ya no sepas. Yo he tenido que dejar que las riendas las tome mi marido, lo peor fue cuando mi madre empeoró su estado meses antes de fallecer y yo me rompí un huesecito del tobillo que me tuvo con yeso una eternidad. Porque para mí aquellos días con el yeso fueron terribles. Todo se desestabilizó hasta tal punto de que tuvimos que poner a mi madre unos meses en una residencia, mi marido no podía con todo, era imposible y mi hijo era demasiado pequeño.
    Es sólo un comentario personal de lo que me ocurrió a mí, pero se de personas que lo tienen todavía peor.
    Hacen falta muchas más ayudas para personas con dependencia, hay gente con necesidades básicas que están totalmente desamparados y desprotegidos y una situación así es injusta, porque tú no buscas una enfermedad crónica que te haga depender de los demás, “te cae del cielo” como un puto regalo.
    En fin, a seguir mirando hacia adelante sino mal vamos.
    Un beso enorme.

    Me gusta

    • Tienes toda la razón y te agradezco que expongas tu caso en mi blog. Las ayudas a la dependencia en este momento actual no sirven de nada, son pocas y llegan tarde. Entre todos hemos de luchar para conseguir una mejoría del sistema, pero no sé cómo podemos hacerlo porque entramos en terreno político y en él nuestra voz cuenta poco.

      Me gusta

  5. Hola!!!! te deseo un próspero y grato 2014 para ti también!!!! y respecto al tema de tu post, evidentemente que cambia mucho la vida, y de las personas que nos rodean y quieren. Es muy complicado al principio sobretodo, y hay días más complicados y otros que ni te acuerdas, yo hablo desde el punto de vista de una paciente dependiente físicamente. Es una realidad en la cual es bastante dura, pero ….. hay que reinventarse, y no estar invadidos en la inutilidad del sufrimiento, que no sirve absolutamente de nada. Tod@s podemos llegar a ser pacientes y pienso que vivimos en un mundo en que much@s se creen intocables y que nunca se van a ver en una situación en que necesiten ayuda de otra persona para hacer alguna actividad…. hace nueve años yo tampoco me lo planteaba…. me horrorizaba la idea… o sea que seamos conscientes y no hacer distinciones de “enfermos” o “sanos”… ya que veo a muchas personas “sanas” que transmiten hastío y vacío…. sin alegría alguna….. el campo de las emociones a veces no se ve como una enfermedad,,,,,, pero quien esta realmente sano hoy día??? o quien es más feliz??? es relativo…. menudo rollo te he soltado!!!! pero como he vivido el lado sano y el enfermo… puedo hacer una opinión y de lo que se aprende de la vida
    Un abrazo

    Me gusta

  6. Una enfermedad crónica cambia el entorno y la vida del paciente, pero también hay que tener en cuenta que hay enfermos crónicos que gozan de buena salud. Una paradoja, pero es cierta. Un abrazo. ¡Feliz Navidad!

    Me gusta

  7. Hola,
    los que lo sufrimos, tenemos claro que lo que dices es cierto y la enfermedad crónica no es individual del enfermo, es colectiva de su entorno.
    Muchas gracias por tus aportes y visión.
    Te deseo una Feliz Navidad también a ti y los tuyos.
    Un fuerte abrazo

    Me gusta

  8. Todo esto ademas lleva las consabidas ansiedades o depresiones derivadas de la situación.
    Sin contar a las personas que sabemos que no encuentran la ayuda debida por sus familiares, por ser enfermedades que no se ven.
    un saludo y felices fiestas a tod@s.

    Me gusta

    • Muchas gracias por dejar tu opinión. Efectivamente la ansiedad o la depresión son bastante inherentes a las enfermedades crónicas, sobre todo en las primeras etapas.
      Lo ideal sería que todos nos ayudáramos unos a otros, con o sin enfermedad, pero ya sabemos que no es así…

      Me gusta

  9. Como bien dices, absoluto y rotundo SÍ. Te cambia y mucho, a ti y a tu entorno. Por mucho que te propongas seguir con tu vida, esta será condicionada a tu enfermedad, tus planes se modificaran por esta, tus horarios se adaptaran a ella, tu vida, según la enfermedad, se llenará de gente a tu alrededor del sector sanitario.. Por mucho que te pregunten o expliques, la mayoría de tu entorno no lo entenderá, no se dará cuenta de las limitaciones que tienes, porque sólo lo sabe quien lo padece.
    Al final el enfermo se adapta como puede a la nueva situación y sigue su vida, aunque nunca será la misma.
    Aunque hay que destacar, que a pesar de todo, se aprende mucho cuando se está en esa situación, hay una evolución personal importante.

    Me gusta

  10. Totalmente de acuerdo. Una enfermedad crónica no solo afecta al paciente, sino a su entorno. Provoca un cambio en la estructura familiar que implica una reorganización casi total de la vida. Y algo muy importante es “cuidar al cuidador” el cual muchas veces se ve sobrepasado por la situación. Felicidades por la entrada! Saludos

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.