Medicinas alternativas (Pseudociencias) y mi ética médica

Medicina alternativa y mi ética médica
Cuando nos diagnostican una enfermedad crónica para la que no hay un tratamiento curativo, sino sólo tratamientos paliativos (que ayudan a tratar los síntomas que presentamos), las personas que nos quieren

y viven a nuestro alrededor se afanan en buscar y aconsejarnos múltiples terapias alternativas que le funcionaron muy bien al vecino del 4º o a la prima de la cuñada de un compañero de trabajo…
Medicina aalternativa y mi ética médica

En mi caso que sólo creo y practico la medicina científica, lo tengo muy claro: sólo he de intentar no hacer daño a esas personas que me quieren cuando me niego a probarlas, pero: ¿Qué pasa cuando como médico hemos de dar nuestra opinión?

En estos momentos conviven juntas la medicina científica con otras alternativas o pseudociencias: homeopatía, fitoterapia, flores de Bach, sofrología, método del “Dr. Fulanito” y un largo etc…, estableciéndose conflictos éticos entre las personas que las practican (algunos de ellos médicos) y nosotros.
Medicina alternativa y mi ética médica

Medicina científica es la que acepta el método científico como único mecanismo posible, tanto para establecer la etiología de una enfermedad como para validar los procedimientos diagnósticos y terapéuticos. Así de fácil.

El método científico se basa en modelos probabilísticos con los que se pueden establecer asociaciones entre los factores de riesgo y la aparición de la enfermedad o entre el tratamiento y la remisión de la enfermedad.
Medicina alternativa y mi ética médica

Se realizan ensayos clínicos a doble ciego que consisten en utilizar un grupo control de pacientes a los que se le administrará una sustancia o un método sin ninguna actividad terapéutica (un placebo), y otro grupo experimental al que se le administrará la sustancia o el método del que queremos probar su eficacia.

Para influir menos en el resultado final, ni el médico investigador ni los pacientes sabrán a qué grupo están tratando o a qué grupo pertenecen. Posteriormente una tercera persona analizará los resultados.

Este método se usa para prevenir que los resultados no dependan del efecto placebo o del interés del que quiere utilizar o “vender” el nuevo producto o método en estudio.

Simplemente tienen que demostrar que la sustancia o el método estudiado tiene más efecto que el que se obtiene con el placebo y ya está…¿a que es fácil?
Medicina alternativa y mi ética médica

Los resultados obtenidos se publican en revistas científicas para que puedan ser refutados o confirmados por cualquier otra persona, ya que se ha de poder conseguir siempre el mismo resultado aún practicado en diferentes lugares y por diferentes personas.

La mayoría de los procedimientos que usa la medicina alternativa (por no decir todos) no están validados, mientras que la gran mayoría (por no decir todos) de los usados en la medicina científica si lo están.

Los defensores de la medicina alternativa afirman que no existe esta separación y que lo que ellos practican también está basado en el método científico, pero generalmente es pura charlatanería.

Cuando se han hecho ensayos clínicos para demostrar la utilidad terapéutica de este tipo de disciplinas alternativas, los resultados han sido abrumadoramente negativos.
Medicina alternativa y mi ética médica

Los médicos que practicamos la medicina científica sabemos que los tratamientos que proponen estas pseudociencias no han sido validados, por ello lo razonable sería aconsejar a los pacientes que no acudieran a ellas, pero también conocemos el efecto placebo y su importancia en la mejoría de ciertas patologías, con lo que entramos en conflicto entre aconsejar o no este tipo de medicinas.
Medicina alternativa y mi ética médica

Entramos entonces en conflicto con nosotros mismos, que podrían resolverse aplicando unos principios bioéticos (se pueden usar los de Belmont) que tengan en cuenta:

• Autonomía: Los pacientes que acuden a las medicinas alternativas sólo pueden tener autonomía si están bien informados de los efectos que estos tratamientos producen, incluyendo el hecho de que no están validados científicamente y el que en algunas ocasiones por no dar un tratamiento ortodoxo se puede estar poniendo en peligro a la persona.

• Beneficencia: Como médicos estamos obligados a no aplicar tratamientos que no produzcan un verdadero beneficio terapéutico. En estas circunstancias deberíamos advertir a nuestros pacientes de los peligros que puede conllevar para su salud acudir a este tipo de medicinas: Consentimiento Informado.
Consentimiento Informado

• No maleficencia: En la medicina científica nos basamos en el “Primum non nocere” (lo primero es no hacer daño); todos los productos farmacológicos presentan además de los efectos beneficiosos otros que no lo son y que llamamos efectos secundarios. En las medicinas alternativas no sucede lo mismo ya que la mayoría de ellas son inocuas, no tienen ni efectos beneficiosos ni efectos secundarios (por suerte para todos). En determinados casos puede ser aconsejable indicar alguna de estas terapias por la importancia del efecto placebo que tienen.
Medicina alternativa y mi ética médica

• Justicia: El Sistema Nacional de Salud no cubre estos tratamientos, lo que puede suponer una discriminación para muchos pacientes.

En la actualidad el principio más importante de los nombrados es el de la autonomía del paciente.

No os preguntáis, si es tan fácil comprobar si un tratamiento funciona o no, ¿por qué los que practican este tipo de medicinas no están dispuestos a realizarlos?

Puede que en el fondo sepan que lo único que están haciendo es ayudar a la gente con el maravilloso efecto placebo…
#NoSinEvidencia

Anuncios

19 comentarios en “Medicinas alternativas (Pseudociencias) y mi ética médica

  1. Pingback: Efecto placebo: ¿Sabes de qué hablo? | Dra. Herraiz: Médico y paciente

  2. La fitoterapia, si no me equivoco, es una parte de la medicina que está comprobada por la ciencia, y no es, por lo tanto, una medicina alternativa. Es más ¿A caso no son muchos los medicamentos que provienen de las planatas medicinales?

    Me gusta

    • La fitoterapia no es una parte de la medicina, y todo y que muchos medicamentos están hechos a base de principios activos de las plantas, sólo se usa eso, el principio activo que interese, no toda la planta, ya que puede haber componentes tóxicos o no activos.

      Me gusta

  3. Lo he probado todo. Siempre he sido una mujer muy mística y espiritual, pero ahora estoy en una fase en que todo se me cae por tierra….
    No sé si volveré a reprender el camino…

    Me gusta

  4. A mi todo esto me parece muy bien pero me pueden dar alguno de ustedes algo que me mejore los sintomas de la fibromialgia y SFM, llevo 15 años y desgraciadamente la medicina tradicional no me a solucionado nada ( eso sin contar los muchos medicos que te dicen que es psicosomatico) y en fin podria poner muchas mas cosas pero creo que no merece la pena, no dejamos de ser unas de entre muchas otras enfermedades de las cuales no interesamos al sistema. Yo podria decirles algunas de las cosas con las que he mejorado pero no merece la pena ya que ustedes todo lo consideran placebo. Un saludo

    Me gusta

  5. Muy bueno el post,como todos los q publica,yo fui a un naturista,y por poco la lio,te sacan un dineral,y para nada,una infección cronica,se controla con antibioticos,y como dice si el medico te explica bien y hay buena relacion todo va mejor,un saludo.

    Me gusta

  6. Para mí medicina y alternativa son términos contradictorios. Considero que es pura superchería y, por tanto, no confío en absoluto en estos métodos. Pero cada es uno es libre y gozan de todo mi respeto. Hace un tiempo vi un programa de ciencia que hablaban del efecto nocebo. Yo lo interpreté como lo contrario al placebo, pero no me quedó claro el concepto, ni sé si está estudiado científicamente. Gracias por la información que aportas. Un abrazo.

    Me gusta

    • Efectivamente lo son, estoy de acuerdo contigo y, en cuanto al efecto nocebo, existe, pero no es tan conocido como el placebo, es simplemente el hecho de que un paciente presente uno o más efectos secundarios que “crea” que el fármaco que está tomando le pueden producir. Este efecto no se utiliza prácticamente en investigación y supongo que de ahí el que no sea tan conocido.
      Otro abrazo para ti.

      Me gusta

  7. Mucha razón en este post. Ahí tenemos el caso de Steve Jobs, una pena pero él lo quiso así.

    Creo que yo justifico recurrir a esas medicinas alternativas sólo en el caso de no tener remedio, de estar desahuciado, y a la desesperada, confiando en que alguien le pudiera “achuntar”…

    Es verdad que muchos medicamentos vienen de las plantas o de partes de plantas…pero en una tableta se consigue que las cantidades de principios activos sean siempre los mismos, de la misma calidad, y probados en la forma en que actúan!
    El problema es que hay que entenderla ignorancia por un lado, y por otro…que “todos creemos ser médicos” ! Así somos los humanos, doctora, y yo últimamente estoy contenta porque los médicos están más abiertos a explicar, a compartir conocimientos, y a buscar en su paciente un aliado.
    Un abrazo desde Chile.

    Me gusta

    • Muchas gracias por tu comentario, me gustaría resaltar lo que comentas: la buena relación médico/paciente es fundamental para llegar entre los dos a conseguir el mejor tratamiento posible para cada paciente.
      Un saludo desde Barcelona.

      Me gusta

  8. Si vale esta todo muy bien explicado y lo entiendo, pero de todas formas cuando me dolian las MUELAS , MUCHASSSS, cosa que me decian prueba esto, cosa que probaba, si le habia ido bien al vecino del 5º porque a mi no? el caso es que a la desesperada uno hace lo que sea, venga de donde venga, y creo que como yo piensa mucha gente. aunque nos pueda perjudicar en otra parte, en ese momento solo quieres aliviarte. Un beso grannnnnnnnde.

    Me gusta

      • jajaja, bueno ya dicen que para gustos colores, pues yo todo lo que me decian lo probava, y te digo una cosa en alguna ocasion me relajo los tantisimos dolores de boca que tenia, un ajo, mascar tabaco , la pastilla tal, orujo en la muela, un corcho en el bolsillo, bueno yo lo probe todo, jajajajaja…

        Me gusta

        • Te puedo asegurar que para el dolor de muelas hay muchos fármacos avalados por la ciencia que funcionan estupendamente, y uno de ellos (no un fármaco pero si un método) es la prevención, lástima que la seguridad social no la cubre o te hubieras ahorrado la mayor parte de esos dolores…

          Me gusta

Los comentarios están cerrados.